Alimentos que promueven la salud dental

Para garantizar una salud bucodental óptima no solo hay que prestar atención a la higiene dental. Si bien es cierto que recurrir a una limpieza dental adecuada y constante es uno de los pasos más importantes para que las piezas dentales y la salud oral sean perfectas, también es necesario cuidar debidamente la alimentación, siguiendo una dieta sana y equilibrada.

Para ello, es fundamental consumir alimentos naturales, ricos en vitaminas y con propiedades antioxidantes que sean capaces de ayudar al organismo a mantener sus tejidos sanos y fuertes. En este sentido, las frutas y verduras, una de las bases de la dieta mediterránea, serán imprescindibles para que la salud oral sea perfecta. Además, alimentos ricos en grasas Omega 3 y 6 pueden garantizar el mejor funcionamiento de los tejidos gingivales, así como la salud dental al completo.

La salud dental y la alimentación adecuada

Igual que existen alimentos, como las manzanas o las fresas, que son perfectos para cuidar el esmalte dental y evitar la formación de sarro y placa bacteriana, hay otros que son ideales para garantizar la salud de las encías. Se trata de mantener fuertes a los sistemas del organismo que intervienen en el correcto desarrollo de la salud dental. Para ello, algunos nutrientes esenciales pueden aportar las dosis de vitaminas y minerales necesarias.

Frutas como los arándanos son una apuesta ideal para evitar la inflamación de las encías y la formación de placa bacteriana. Estos frutos rojos cuentan con una capacidad antioxidante, rica en proanticianidinas que, además, cuenta con propiedades antiinflamatorias muy positivas. Obviamente, no solo son adecuados para evitar las patologías periodontales, sino que serán perfectos para promover la correcta salud de los principales sistemas del organismo.

El té verde, es uno de los superalimentos más conocidos a nivel internacional. De sus inmensas propiedades dan buena cuenta las culturas tradicionales. En China, la ingesta de esta infusión, de forma natura, está tan extendida que es fácil comprobar que se trata de una planta que promueve la longevidad, entre otros factores. Las catequinas, presentes en el té verde, disponen de propiedades antioxidantes muy elevadas, lo que evita la proliferación de los radicales libres que atacan a los tejidos del organismo de forma negativa. Para que los efectos del té verde sobre la salud dental y general sean visibles habría que ingerir unas cuatro o cinco tazas de té al día.

El resveratrol es uno de los principales componentes del vino tinto y las uvas. Si bien se desaconseja el consumo indiscriminado de vino tinto por su contenido en alcohol y el color del mismo (capaz de teñir los dientes) es cierto que la ingesta controlada de estos alimentos puede favorecer la salud dental. El resveratrol es un polifenol que aporta propiedades perfectas para mantener las encías sanas frente a la actuación de bacterias y otro tipo de agentes.

Los alimentos ricos en Omega 3, como el pescado azul, el aceite de oliva o el jamón ibérico ayudan a los tejidos óseos a funcionar debidamente, evitando que los huesos se debiliten. Por este motivo, es tan importante el consumo de ácidos grasos Omega 3 en la dieta.