Alimentación para favorecer la salud bucodental

Lo mejor para favorecer una salud bucodental satisfactoria es llevar a cabo grandes rutinas de higiene oral. Para ello, los dentistas recomiendan cepillar los dientes un mínimo de dos veces al día, usando pastas dentales fluoradas y herramientas que eliminen los restos de placa bacteriana de todas las zonas de la boca. Pero, no solo la higiene es esencial para que la sonrisa luzca perfecta. La alimentación también puede favorecer o dañar la salud oral.

Alimentos favorables para los dientes

  1. Vitamina C: los alimentos ricos en vitamina C son los grandes aliados de la salud oral. El déficit de la misma está relacionado con el sangrado de las encías y, por ende, con la aparición de gingivitis. La vitamina C es esencial para la reparación de los tejidos y la cicatrización. Esto hace que sea uno de los nutrientes más importantes de la dieta. Frutas cítricas y algunas verduras de hoja verde son ricas en esta vitamina.

  2. Vitamina D: otra de las vitaminas esenciales para la sonrisa, que también es una gran fuente de antioxidantes, es la vitamina D. Los alimentos ricos en ella son perfectos para favorecer el metabolismo del calcio y otros minerales. Prevenir infecciones orales como la gingivitis es una de las cosas que se consiguen con alimentos como los huevos, la leche o la margarina.

  3. Calcio y fósforo: el calcio y el fósforo son minerales que, junto con el magnesio, ayudan al organismo a mantener unos huesos y dientes sanos. Por ello, incluir en la dieta alimentos como las espinacas, los frutos secos y los lácteos es tan importante. El queso, además, favorece la producción de saliva, que tiene ciertas propiedades bactericidas de protección.

Alimentación que perjudica la sonrisa

  1. Dulces azucarados: la pastelería industrial y la bollería suelen contar con grandes cantidades de azúcar entre sus ingredientes. Esto hace que las caries dentales sean más propensas a aparecer. Además, es importante recordar las recomendaciones de la OMS en cuanto a la ingesta de azúcar diaria.

  2. Dulces pegajosos: las clásicas chucherías, además de tener altos niveles de azúcar, suelen pegarse a las piezas dentales, debilitándolas de forma muy agresiva. Evitar la ingesta de estos alimentos es muy importante para favorecer la sonrisa.

  3. Cítricos: los cítricos forman parte de la alimentación rica en ácidos. Este tipo de nutrientes dañan el esmalte, debilitándolo y provocando una mayor sensibilidad dental. No obstante, también son alimentos ricos en vitamina C, por lo que son esenciales para la dieta. La clave está en consumirlos en dosis adecuadas, evitando excesos.

  4. Bebidas isotónicas y carbonatadas: es importante tener cuidado con las bebidas carbonatadas e isotónicas. Olas primeras son ricas en azúcares añadidos y las segundas en ácidos. Esto puede favorecer la aparición de caries dentales y debilitar los dientes.

  5. Café, té y vino: los principales daños de estas bebidas en los dientes están relacionados con la aparición de manchas y coloración en los mismos. Por ello, se recomienda limitar su ingesta.