Algunas recomendaciones a seguir antes de un implante dental

Los implantes dentales son pequeños tornillos cónicos o cilíndricos que funcionan como sustitutos de las raíces naturales de los dientes. Estos implantes se colocan en los maxilares para reponer, así, la ausencia de dientes y poder devolver a la boca la estética y la funcionalidad requerida.

La colocación del implante dental se ejecuta a través de una cirugía ambulatoria mínimamente invasiva para que, tras el conocido proceso de oseointegración, sea factible colocar la prótesis dental adecuada. Los implantes se fijan al hueso por medios biológicos y mecánicos.

El proceso necesario para colocar implantes dentales comienza con una correcta evaluación clínica por parte del implantólogo experto. Durante esta evaluación y tras conocer la historia clínica concreta del paciente, el dentista, establecerá un plan de tratamiento personalizado y totalmente adecuado a las necesidades concretas del paciente en cuestión. A partir de este momento se programa la cita para comenzar con el procedimiento implantológico acordado. En primer lugar, se llevará a cabo la fase quirúrgica, tras la oseointegración se comenzará con la fase protésica y como última fase está el control rutinario y las visitas periódicas para comprobar la funcionalidad de los nuevos implantes.

Antes de los implantes dentales: recomendaciones útiles

  1. Elegir profesional: uno de los aspectos más importantes a la hora de someterse a un tratamiento implantológico es elegir un buen profesional, que cuente con las acreditaciones de calidad más óptimas para poder realizar este tipo de tratamientos. Evitar las clínicas que ofrecen precios irrisorios, totalmente fuera de mercado, es esencial porque seguramente se tratará de reclamos publicitarios que no abogarán por la correcta salud dental. Por este motivo, solicitar presupuesto cerrado y la garantía de calidad de los materiales que se van a usar es muy importante.
  2. Medicación: es habitual que el odontólogo especialista en implantes dentales suministre una serie de fármacos antiinflamatorios o antibióticos un día antes de la fase quirúrgica. Esto podrá controlar la inflamación de la zona y evitará, en la medida de lo posible, las infecciones. No obstante, siempre será cosa del profesional determinar si es necesaria la mediación. También es posible que el odontólogo elimine algún medicamento habitual, como la aspirina, para evitar complicaciones durante la colocación del implante dental.
  3. Alimentación: unos días antes de comenzar con el plan de tratamiento implantológico es normal que se recomiende seguir una dieta saludable y nutritiva, en la que los huevos y el pescado se evite, en la medida de lo posible. Obviamente, fumar o ingerir bebidas alcohólicas estará totalmente prohibido desde unos días antes de la cirugía y hasta algunos días posteriores.
  4. Higiene: el día en el que se va a llevar a cabo la fase quirúrgica del implante dental es realmente importante acudir a la clínica con una higiene bucal muy estricta, en la que no exista restos de alimentos entre los dientes. Para ello, un buen cepillado dental y el uso de la seda dental es muy importante.