¿Cómo actuar en caso de rotura de un diente?

Los dientes pueden romperse por diversos motivos y para evitar que esto suceda, la atención odontológica periódica es lo más importante. Es decir, el dentista podrá valorar, en las visitas rutinarias, el estado de las piezas dentales. De esta forma será mucho más fácil detectar cualquier causa o agente que pueda estar debilitando los dientes. Obviamente, lo que se consigue con esto es limitar muchísimo los daños que se producen a nivel bucal, actuando sobre el problema con premura y antes de que el diente se rompa.

Son muchos los motivos que pueden provocar la rotura de un diente. Los más habituales son las caries dentales o la descalcificación y desmineralización del esmalte. Otras causas, como el bruxismo o un impacto o golpe inesperado también puedan afectar a los dientes y agrietarlos o romperlos.

Las caries dentales dañan los tejidos, debilitándolos considerablemente, y pueden conseguir que los dientes se fracturen. Si detectamos cualquier caries en las piezas dentales la visita al odontólogo debería de ser inmediata para evitar la rotura del diente. Además, en las consultas rutinarias es posible que el dentista descubra alguna caries incipiente que todavía no ha dado la cara.

La desmineralización del esmalte es otra de las causas más comunes que pueden ocasionar fracturas dentales. Normalmente por la falta de calcio, el esmalte dental se debilita, pudiendo permitir que los dientes se rompan. El dentista también puede comprobar, de forma preventiva, si existe un problema de descalcificación dental. Y, obviamente, ofrecerá un tratamiento preventivo.

El bruxismo también debilita las piezas dentales. Se trata de una patología por la que se rechinan o aprietan los dientes sin causas funcionales. Suele ocurrir sobre todo mientras se duerme, por lo que suele ser difícil detectarlo. En las visitas odontológicas, el dentista podrá ayudar a los pacientes con bruxismo a solventar el problema.

Por otra parte, están las roturas dentales ocasionadas por la mordida. Por norma general, aquellas personas que suelen morder objetos duros, como el hielo o las uñas son más propensas a terminar sufriendo una fractura dental. Por lo tanto, evitar este tipo de comportamientos es primordial para prevenir.

Y, por último, un golpe o un impacto fuerte en los dientes es otra de las causas que ocasionan la rotura dental. En estos casos habrá que avisar al dentista de forma urgente, porque hay ocasiones en las que es posible volver a colocar la pieza dental, siempre que se haya perdido entera y la hayamos encontrado. Si ocurre esto, lavar bien la cavidad oral con agua y hacer lo mismo con el diente es muy importante. La conservación del diente roto es sencilla. Simplemente lo sumergimos en un poco de leche hasta que lleguemos a la clínica dental.

Actuación frente a dientes rotos

Lo más importante ante la rotura de un diente es visitar al dentista a la mayor brevedad. Por norma general, este tipo de episodios suelen ser dolorosos y el odontólogo podrá indicar qué analgésicos se deben tomar para mitigar el dolor. Pero, además, también será él quien indique cuál es el tratamiento más óptimo a llevar a cabo. No obstante, la prevención es primordial y para ello, lo más importante es programar visitas periódicas con la clínica dental.