¿Cómo actuar ante una emergencia dental con dolor?

Ante cualquier tipo de emergencia dental el mejor consejo es avisar al dentista para que el profesional pueda indicar qué tratamiento hay que realizar o aportar consejos claros sobre cómo se debe actuar contra el dolor. Es cierto que, si la emergencia comporta mucho dolor, lo más probable es que el odontólogo deba esperar a que la infección o el dolor remita para poner en marcha un tratamiento dental que pueda solventar el problema ocasionado. Pero siempre es necesario consultar con el profesional antes de tomar medidas.

Mantener la boca desinfectada es algo primordial si existe una emergencia dental con dolor. Para ello, realizar enjuagues con agua y sal es una buena idea. Este tipo de enjuagues puede colaborar en calmar el dolor y también mantiene la zona limpia. Se trata, de una especie de antiséptico natural que es de gran ayuda para la salud bucodental.

En el caso de que exista un dolor muy agudo, lo más probable es que el dentista o el médico te recomiende tomar algún tipo de analgésico. Eso sí, si no se ha visitado al profesional es muy importante evitar la automedicación. Una llamada a la clínica dental puede ser de gran ayuda para saber qué medicamento se debe ingerir y cada cuanto tiempo. La automedicación es algo que no se recomienda en ningún caso.

Visitar al dentista por emergencia dental

En el caso de que la emergencia dental esté ocasionada por un fuerte impacto es primordial que se visite de inmediato las urgencias dentales. En muchos casos es posible salvar los dientes perdidos si se actúa con rapidez. En el caso de que el golpe haya podido dañar a otras zonas, como la nariz o la mandíbula, habrá que acudir al hospital más cercano para que el traumatólogo de urgencias pueda hacerse cargo inmediatamente del problema.

Dolor intenso en alguna pieza dental

Una de las emergencias dentales con dolor agudo más habituales están provocadas por infecciones en las piezas dentales. Este tipo de problemas generan una situación de malestar generalizada en el paciente. Para solventar estas afecciones es fundamental pedir cita en la consulta del dentista. El profesional deberá encontrar la raíz del problema para ofrecer un tratamiento óptimo.

En casa se pueden realizar enjuagues constantes para eliminar cualquier impureza que pueda aumentar el dolor y también es importante cepillar los dientes suavemente. Pero, obviamente, la urgencia obliga al paciente a acudir al dentista. Si el odontólogo receta algún tipo de analgésico para el dolor es primordial acudir a realizar el tratamiento tras la desaparición del dolor profundo. Esperar no es nada adecuado, ya que el dolor volverá con el paso del tiempo.

Ante cualquier emergencia dental con dolor es muy importante explicar bien a nuestro dentista el problema que padecemos y visitar la clínica dental para que se identifique el origen del problema. Cuando el dolor haya remitido el profesional se encargará de poner en marcha el tratamiento dental más adecuado para evitar que el dolor vuelva a hacer acto de presencia.