El abuso del ibuprofeno aumenta el riesgo de enfermedades cardiacas

Son muchos los fármacos que se venden en España sin receta médica. Entre ellos, el ibuprofeno es uno de los más extendidos. Generalmente, este medicamento se utiliza para aliviar todo tipo de dolores. Pero, surge un grave problema cuando se abusa de él. Un reciente estudio, publicado en la revista European Heart Journal, alerta de que la ingesta de ibuprofeno puede incrementar hasta en un 31 % el riesgo a sufrir un paro cardiaco.

Las autoridades sanitarias y del medicamento ya llevan tiempo alertando de que no se trata de fármacos inocuos y de que es importante regular su administración. El estudio, llevado a cabo por científicos daneses, del Hospital Universitario Gentofte, indica que, además del ibuprofeno, otro tipo de antiinflamatorios no esteroides (AINE) cuentan con un riesgo superior, incluso, para padecer patologías cardiovasculares.

Entre todos estos antiinflamatorios no esteroides, se indica que el más seguro, según las pruebas realizadas, sería el naproxeno. Por su parte, el diclofenaco estaría entre los más peligrosos. La recomendación es evitar recetar este antiinflamatorio, ya que existen otros, que logran los mismos efectos, pero son mucho menos peligrosos.

Los científicos responsables del estudio advierten de que seguir permitiendo que estos fármacos se vendan sin receta médica y sin consejo profesional crea un mensaje incorrecto en la población, ya que se tiende a pensar que son completamente seguros, cuando en realidad no lo son. Además, esta no es la primera investigación científica que trata el tema. Otros estudios han demostrado, anteriormente, que los AINE incrementan el riesgo cardiovascular.

Estudio sobre ibuprofeno y cardiopatías

El estudio se llevó a cabo en Dinamarca. Para realizarlo se contó con una amplia muestra de los paros cardiacos registrados en el país entre 2001 y 2010. Los investigadores también tuvieron en cuenta la información disponible sobre las prescripciones de estos fármacos desde 1995. Durante todo este tiempo hubo cerca de 29.000 paros cardiacos no hospitalarios en Dinamarca.

3.376 pacientes habían ingerido algún antiinflamatorio no esteroide hasta 30 días antes de padecer la enfermedad. Los fármacos más usados fueron el diclofenaco y el ibuprofeno. Tras los datos estudiados, pudieron comprobar que el ibuprofeno aumenta en un 31 % el riesgo a sufrir un paro cardiaco y el diclofenaco lo incrementa en un 50 %. Los pacientes analizados, que tuvieron uno de estos problemas de salud estaban en una edad de entre 58 y 78 años.

La explicación a este aumento en el riesgo a las patologías cardiacas que indican los científicos se basa en que estos medicamentos agregan plaquetas, que pueden provocar coágulos. Esto hace que las arterias se estrechen, aumentando la presión sanguínea. Por ello, los investigadores consideran que los medicamentes AINEs no deberían de suministrarse en supermercados o parafarmacias, ya que consideran muy importante que un experto ofrezca consejo sobre su uso.

En este sentido, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ya ha lanzado una recomendación para limitar la ingesta de ibuprofeno entre la población española. Aquellas personas que cuenten con otros factores de riesgo como la insuficiencia cardiaca, la enfermedad cerebrovascular o la cardiopatía isquémica no deberían de tomar más de 2.400 miligramos diarios y siempre bajo supervisión y recomendación médica.