7 trucos para combatir el sarro

¿Qué es el sarro? El sarro es la acumulación de placa bacteriana. Cuando ésta se aglomera en grandes cantidades, se forma esta placa endurecida que también se conoce con el nombre de cálculo dental o incluso tártaro dental. Este depósito afecta también a las prótesis, siendo muy perjudicial para las piezas dentales, para nuestra salud bucodental, ya que la acumulación de sarro puede derivar en problemas más graves.

Cómo combatir el sarro

Según estudios recientes que han sido realizados por higienistas bucodentales, se estima que el 80 por ciento de los ciudadanos tienen cálculo dental (sarro). Por eso, nosotros te planteamos la siguiente pregunta: ¿cómo se puede combatir esta placa que puede hacer tanto daño a nuestras piezas dentales?

A continuación vamos a darte siete trucos, para que el sarro sea historia en tu boca:

En primer lugar, es bastante sencillo prevenir la aparición de sarro en tus piezas dentales, basta con cepillarte los dientes de manera correcta durante tres veces al día, por la mañana, a mediodía y por la noche. Si tu limpieza dental es la adecuada, tienes menos probabilidades de que aparezca cálculo dental en tu boca.

En segundo lugar, usa siempre un cepillo de dientes eléctrico, ya que se ha demostrado que esta clase de cepillos son mucho más eficaces que los manuales, sobre todo en el caso de que el sarro esté empezando a aparecer, ya que se trata de un depósito bacteriano más duro y resistente, por lo que manualmente es difícil de eliminar.

En tercer lugar, los enjuagues bucales pueden ayudar a reducir la aparición de cálculo dental en tu boca. Consulta a tu dentista para que te recomiende uno adecuado, ya que no todos son igual de efectivos.

En cuarto lugar, cepíllate los dientes durante al menos tres minutos, para que el cepillado se ocupe de todas las piezas dentales en toda su superficie. Un cepillado mediocre o poco profundo es realmente poco satisfactorio para que nuestra boca esté sana y limpia.

En quinto lugar, usa seda dental siempre durante tu limpieza de boca. Dos veces al día al menos, aunque lo adecuado y correcto es que la seda dental o hilo dental sea el complemento a cada uno de tus cepillados diarios.

En sexto lugar, acude a tu cita con tu odontólogo de forma periódica, al menos tres veces al año, ya que el dentista será quien mejor te oriente en tu combate contra el sarro. En caso de que el cálculo dental esté muy avanzado, será tu odontólogo quien te proponga el mejor tratamiento posible.

Por último, evite ciertos alimentos como bollería industrial o bebidas carbonatadas, al menos en exceso.