10 comportamientos con los que te puedes romper un diente

Las roturas dentales o las fisuras en los dientes son muy comunes, de hecho se trata de una de las causas por las que más pacientes acuden a las consultas de los odontólogos. Son muchas las causas y comportamientos con los que te puedes romper un diente. En ocasiones se trata de roturas o fisuras fortuitas, provocadas por accidentes o golpes, pero en otras ocasiones se deben a comportamientos que podemos evitar para cuidar nuestra boca y las piezas dentales.

Cómo pueden romperse los dientes

Vamos a repasar las 10 causas de rotura de dientes más comunes:

1. Masticar alimentos duros: en muchas ocasiones, la masticación de comidas muy duras terminan fisurando o rompiendo alguna de las piezas dentales. Por norma general, si tu salud dental es la más adecuada, no deberían de fracturarse los dientes, pero es posible, sobre todo en personas de edad avanzada, que la dentadura esté mucho más debilitada y esto, junto a la fuerza que se ejerce en la masticación, puede derivar en la rotura de alguna de las piezas dentales.

2. Caídas o golpes en los dientes: esta es una de las causas más comunes de rotura de dientes. Una mala caída o un golpe directo en la boca puede hacer que alguna de las piezas dentales se fracturen, fisuren o rompan. Los niños que juegan al balón son un grupo de riesgo en este sentido, porque un balonazo fuerte en la cara es posible que derive en la pérdida de algún diente. En el caso de que esto ocurra habrá que llamar de inmediato al dentista para solicitar una cita. Si el diente se ha caído por completo, tendremos que lavarlo con leche y limpiar bien la zona afectada dentro de la cavidad bucal.

3. Deporte de contacto: los golpes ocasionados por algunos deportes de contacto, como el boxeo, también pueden provocar que se rompa un diente, o varios. Para evitar esto existen unos protectores bucales muy efectivos para los deportistas.

4. Huesos inesperados en la comida: seguro que a muchos os ha pasado que estáis comiendo y de repente os encontráis con un hueso que no esperabais. Es muy común que ocurra si estamos comiendo aceitunas sin hueso y aparece una con su hueso. Lo mejor para prevenir este tipo de roturas dentales es fijarnos bien en lo que estamos comiendo y no ejercer demasiada fuerza masticatoria.

5. Rechinar de dientes: el estrés, el insomnio y otros factores externos pueden provocar el rechinamiento de dientes en varias situaciones cotidianas. Además, es muy probable que el paciente ni siquiera se dé cuenta de que lo está haciendo. Este problema puede hacer que las piezas dentales se debiliten, e incluso, lleguen a fisurarse. La visita al odontólogo es muy importante en estos casos, porque nos podrá dar soluciones eficaces para este problema y, así, mantener la mejor situación de nuestra salud oral.

6. Accidentes: los accidentes de coche, moto, bicicleta, etc. son situaciones muy susceptibles de provocar la rotura de un diente. Además, no hay forma de prevenirlo porque se trata de hechos inesperados. El mejor consejo es que tanto si el diente se ha roto por completo como si se ha fisurado, se visite inmediatamente al dentista para que pueda solucionar el problema.

7. Caries dentales: las caries pueden debilitar los dientes y hacer que sea mucho más fácil que terminen rompiéndose. Para evitarlas habrá que seguir unas rutinas de higiene dental adecuadas y, en el caso de que ya existan caries habrá que ir al odontólogo para que las elimine correctamente.

8. Fisuras previas: si debido a algún golpe, rechinamiento o accidente tenemos alguna pieza dental fisurada será mucho más fácil que se rompa ante cualquiera de las situaciones que hemos mencionado. Por lo que en el caso de tener alguna fisura dental habrá que repararla lo antes posible.

9. Morder lápices o bolígrafos: esta es una actitud muy común entre la población y es algo muy negativo para los dientes que podrán debilitarse y terminar rompiéndose. Hay que evitar morder este tipo de objetos.

10. Utilizar los dientes a modo de tijeras o abrebotellas: seguro que casi todos, en alguna ocasión, hemos usado los dientes para abrir alguna bolsa o una botella. Esto es algo que habrá que evitar a toda costa porque es una causa muy común de fisuras o rotura de dientes.